CONOCE LAS FUNCIONES DE TU CUERPO

 
CONOCE LAS FUNCIONES DE TU CUERPO | Aficiones | Album de fotos | Curriculum Vitae | Enlaces
 
CONOCE LAS FUNCIONES DE TU CUERPO
 
 
AREA DE CIENCIAS NATURALES Y EDUCACION AMBIENTAL TANGUA
SOY EL RIÑÓN DE JUAN

Mis funciones serán vulgares y poco estimadas pero yo soy el gran químico del todo el cuerpo humano. Como los demás órganos de Juan, tengo muy pocos encantos: soy de color castaño rojizo, de forma de habichuela y tamaño como su puño aproximadamente. Yo soy el riñón derecho de Juan: mi compañero esta situado al otro lado de la región inferior de su columna vertebral.
Juan tiene un concepto muy deprimente de mí. Cree que soy tan solo el productor de un líquido muy vulgar: la orina; y me juzga como unidad secundaria para la eliminación de desechos. ¡Imagínense ustedes!
En realidad, soy el químico maestro del organismo de Juan. Y el principal sistema que tiene Juan para deshacerse de sus desperdicios no es el tubo intestinal: soy yo. A través de mi esta pasando constantemente la sangre, que yo limpio y filtro, librándola de residuos mortales en potencia. Obro como acicate para ayudar en la producción de glóbulos rojos; vigilo el potasio, el cloruro sódico y otros compuestos disueltos en la sangre.
Si cualquiera de ellos aumentara o disminuyera una pizca con respecto a lo normal, podría provocarle la muerte. Regulo el equilibrio del agua, vital, porque las células de Juan se ahogarían si hubiera mucho en su organismo, y el se “se secaría” si le quedara poco agua.
Procuro que su sangre no esté demasiada ácida ni demasiada alcalina. En realidad, hago tantas cosas a favor de Juan, que los médicos no han determinado todavía el catalogo de mis actividades.
Vean ustedes mi anatomía. Aunque sólo peso 150 gramos, estoy formado por más de un millón de unidades filtrantes pequeñísimas, llamadas nefronas.
Con un microscopio potente se ven como si fueran gusanos con una cabeza abultada y una cola retorcida que se llama túbulo.
Entre mi compañero y yo filtramos cada hora el doble del volumen de sangre que circula por el cuerpo de Juan. Y diría yo, además, que en una labor de filtrado sumamente compleja. No dejo que pasen por mis finos filtros glóbulos rojos, ni otras partículas grandes de proteínas sanguíneas que son esenciales, pues si así lo hicieran se perderían en la orina, con resultados tan rápidos como calamitosos para Juan. En mis túbulos se reabsorbe el 99% del fluido.
Las imprescindibles vitaminas, los aminoácidos, la glucosa, las hormonas, etc., vuelven también al torrente circulatorio aunque descartando el exceso de cualquiera de ellos. Así, por ejemplo, si Juan ha comido dos buenas raciones de flan, en su orina podrá aparecer tal cantidad de azúcar que se confundiría el medico y le diagnosticaría una diabetes. Si come pescado ahumado o cualquier otro plato con abundante sal, y yo no se la extraigo de la sangre se pondrá en verdadero peligro. La sal retiene el agua. Cuando se deja que la sangre este demasiado salada, el exceso de líquido se empieza acumular en ella y en los espacios intercelulares. La cara, los pies y el abdomen de Juan se empieza a hinchar, y al cabo de un tiempo su corazón, a fuerza de aspirar e impeler cada vez mas litros de fluido retenido, acabaría fallando y parándose .El potasio (procedente sobre todo de la carne y los zumos de frutas)requiere, también, en la misma medida mi atención vigilante, Si escaseara, los músculos empezarían flaquear, en esencial los músculos respiratorios, Una pizca de mas, obra como freno sobre el corazón y puede incluso detenerlo completamente. Yo, si, más elimino el exceso. En cambio, si Juan no ingiere bastante potasio en sus comidas, atesoro como un avaro el que le pueda quedar en el cuerpo.
El residuo más importante del que debo ocuparme es la urea, producto final de la digestión de las proteínas. Como todos los demás, este compuesto debe guardar un equilibrio preciso. La poca urea es señal de trastornos de mi vecino de arriba: el hígado. Cuando hay mucha se debe pensar en una de las enfermedades que menos gustan a los médicos: la uremia. Este nombre quiere decir presencia de la urea en la sangre y, si no se domina, es un mal que puede llevar al choque, la coma y la muerte. Cuando la urea se acumula en la sangre, el organismo hará esfuerzo heroico para librarse de esta asesina. Hay veces en que aparece sobre la piel del enfermo una como “escarcha” de urea, formada por cristalitos blanquecinos de esta sustancia que expelen las glándulas sudoríparas con el fin de ayudar al organismo a desintoxicarse. Pero Juan tampoco tiene que preocuparse por eso. Puede comer todos los filetes que quiera, pues yo me ocupo de eliminar el exceso de urea que le puede resultar por su afición a la carne. El funcionamiento de los órganos excretores y por tanto la regulación de la composición de los líquidos es controlado por el sistema nervioso.

Tomado de la revista Selecciones
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
 
Imagen
Entra en mi página
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..
Acabas de entrar en la página principal de mi web. Aquí podrás encontrar diversas secciones interesantes que espero mejorar e incrementar con el tiempo..

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión